El cielo puede esperar

  ¿No lo escucháis? Batir de alas, un coro celestial y de repente… – Pero, ¿dónde estoy? Lo último que recuerdo es una luz brillante y el chirriar de unos frenos y ahora… ¿Qué será este algodón tan blandito que me rodea por todas partes y se me pega a las patas? ¿Y qué hace…